Cristo Te Justifica

Para bendecir tu vida !!!

jueves, 18 de enero de 2018

El eco

El que siembra iniquidad, iniquidad segará, y la vara de su  insolencia será quebrada.
El que mira con misericordia será bendito, porque dio de su pan al indigente.
Proverbios 22:8-9


      Reflexión

Un niño y su padre estaban caminando en las montañas. De repente, el hijo se cae, se lastima y grita:

- Aayyy

Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de la montaña:

- Aayyy

Con curiosidad el niño grita:

- ¿Quién está ahí?

Recibe una respuesta:

- ¿Quién está ahí?

Enojado con la respuesta, el niño grita:

- Cobarde.

Y recibe de respuesta:

- Cobarde.

El niño mira a su padre y le pregunta:

- ¿Qué sucede?

El padre, sonríe y le dice:

- Hijo mío, presta atención.

Entonces el padre grita a la montaña:

- Te admiro.

Y la voz responde:

- Te admiro.

De nuevo, el hombre grita:

- Eres un campeón.

Y la voz le responde:

- Eres un campeón.

El niño estaba asombrado, pero no entendía.

Luego el padre le explica:

- La gente lo llama eco, pero en realidad es la vida. Te devuelve todo lo que dices o  haces. Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones. Si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor. Si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean. Si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces. Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida. La vida te dará de regreso exactamente aquello que tú le haz dado. Tu vida no es una coincidencia, es un reflejo de ti.

Mis queridos hermanos y amigos, si no nos gusta lo que estamos recibiendo de vuelta, revisemos bien lo que estamos dando. Más aun, revisemos mejor porqué lo estamos dando, debido a que en el Señor es más relevante lo que motiva nuestras acciones que nuestras acciones mismas.  

Que Dios te bendiga

miércoles, 17 de enero de 2018

El Collar

Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre y echó dos blancas, o sea, un cuadrante. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo:
—De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca, porque todos han echado de lo que les sobra, pero esta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.
Marcos 12:41-44


      Reflexión

El hombre que estaba tras el mostrador, miraba la calle distraídamente. Una niñita se acercó al negocio y apretó la nariz contra la vidriera. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un collar de turquesa azul. Entonces, entró al negocio y pidió verlo.

-Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito? dijo.

El dueño del negocio miró desconfiado a la niñita y le preguntó:

-¿Cuánto dinero tienes?

Sin dudar, ella sacó del bolsillo un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo:

-¿Eso alcanza?

Eran apenas algunas monedas que ella exhibía orgullosa.

-Sabe, quiero dar este regalo a mi hermana mayor. Desde que murió nuestra madre, cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Hoy es su cumpleaños y sé que estará feliz con el collar que es del color de sus ojos.

El hombre fue para la trastienda, puso el collar en un estuche, lo envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta dorada.

-Toma -dijo a la niña- Llévalo con cuidado.

Ella salió feliz corriendo y saltando calle abajo.

Aún no acababa el día, cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio. Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho y preguntó:

-¿Este collar fue comprado aquí?

-Sí señorita.

-Y ¿cuánto costó?

-¡Ah!, -habló el dueño del negocio- El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente.

La joven continuó:

-Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar ¿es verdadero, no? Ella no tendría dinero para pagarlo.

El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio con extremo cariño, colocó la cinta, lo devolvió a la joven y dijo:

-Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar. Dio todo lo que tenía.

El silencio llenó la pequeña tienda y dos lágrimas rodaron por la faz emocionada de la joven en cuanto sus manos tomaban el pequeño envoltorio.

Mis queridos hermanos y amigos, la verdadera donación es darse por entero, sin restricciones. La gratitud de quien ama no coloca límites para los gestos de ternura. Seamos siempre agradecidos pero no esperemos el reconocimiento de nadie. La gratitud con amor no solo reanima a quien la recibe, reconforta también a quien la ofrece.

Que Dios te bendiga

martes, 16 de enero de 2018

El Club 99

No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.Filipenses 4:11-13


      Reflexión

Érase una vez un rey, que a pesar de su lujoso estilo de vida, no era feliz.

Un día, el rey observó a un sirviente que cantaba alegremente mientras trabajaba. Esto fascinó al rey y se preguntó porque siendo él, el supremo soberano de la tierra, era tan desdichado y sombrío, mientras que un humilde siervo tenía tanta alegría. El rey preguntó al sirviente:  ¿Por qué estás tan contento?

El hombre respondió: "Su Majestad, yo soy nada más que un sirviente, pero mi familia y yo no necesitamos demasiado - solo un techo sobre la cabeza y comida caliente para llenar nuestros estómagos".

El rey no quedó satisfecho con esta respuesta. Más tarde en el día, solicitó el asesoramiento de su consejero de más confianza. Después de escuchar al rey hablar sobre sus quejas, pesares y la historia del siervo, el consejero dijo: Su Majestad, creo que el sirviente nunca ha sido parte de “El Club 99”.

El Club 99 y ¿qué es exactamente eso? preguntó el rey.

El consejero respondió: "Su Majestad, para saber realmente lo que es el Club 99, usted debe colocar 99 monedas de oro en una bolsa y dejarla en la puerta de la casa del sirviente."

A la mañana siguiente el sirviente vio la bolsa, la recogió y la llevó adentro de su casa. Cuando abrió la bolsa, dio un gran grito de alegría... ¡Cuántas monedas de oro!

Comenzó a contarlas todas. Después de varios intentos, quedó convencido de que había 99 monedas. Se preguntaba, ¿"Qué podría haber ocurrido con la última moneda de oro? Seguramente, ¡nadie dejaría 99 monedas!"

Buscó por todo lugar que pudo. Quizá se había extraviado, pero no la encontró. Finalmente, agotado, decidió que iba a tener que trabajar más que nunca para ganar la moneda de oro que le faltaba y completar las 100.

A partir de ese día, la vida de aquel el siervo cambió. Trabajaba en exceso, se tornó en un horriblemente gruñón, castigaba a su familia por no ayudarlo a ganarse la moneda de oro y dejó de cantar mientras trabajaba.

Testigo de esta transformación drástica, el Rey se mostró perplejo. Cuando él buscó de nuevo a su asesor, el asesor dijo: "Su Majestad, el siervo ahora oficialmente se ha sumado a El Club 99".

Y continuó, "Se le llama “El Club 99” a las personas que tienen lo suficiente para ser felices, pero nunca lo son, porque siempre están anhelando y luchando por esa extra y última "moneda", repitiéndose a sí mismos:  "sólo tengo que obtener esa última cosa y entonces voy a ser feliz para toda la vida”. "o si yo tuviera... o fuera... entonces sería feliz para el resto de mi vida"

Mis queridos hermanos y amigos, podemos ser felices, incluso con muy poco en nuestras vidas, pero en el momento en que se nos da algo más grande y mejor, ¡queremos más! Perdemos nuestro sueño, nuestra felicidad, herimos a la gente que nos rodea y sobre todo, perdemos nuestra paz. Los seres humanos pasamos anhelando y sufriendo por lo que no tenemos en vez de poner la mirada en lo que sí tenemos y dar gracias a Dios por ello. Nuestro Señor tiene la sabiduría para darnos lo suficiente y lo exacto. Más de eso pasaríamos a formar parte del Club 99.

Que Dios te bendiga

lunes, 15 de enero de 2018

El cisne y la grulla

Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.Mateo 6:33

Reflexión
Hay una leyenda antigua acerca de un cisne y una grulla. El maravilloso cisne aterrizó a las orillas del agua donde estaba la grulla buscando caracoles. Por unos momentos la grulla miraba al cisne con asombro y luego le preguntó:  

- Oye, ¿y de dónde vienes?

- Vengo del cielo, contesta el cisne.

- ¿Y dónde está el cielo?, pregunta la grulla.

- ¡El cielo!, exclama el cisne.  ¡El cielo!  ¿Nunca haz oído del cielo?

Y el ave maravillosa empieza a describir la grandeza de la eterna ciudad. Le contó acerca de las calles de oro y las puertas y muros hechos de piedras preciosas, del río de la vida, puro como cristal, del árbol de la vida en cuyas hojas habrá sanidad para las naciones. En términos elocuentes el cisne intentó describir las multitudes que viven en el otro mundo, pero sin tener el menor efecto sobre la grulla. Al final la grulla pregunta:

- ¿Y habrá caracoles en el cielo?

- Caracoles, repite el cisne.  ¡Por supuesto que no!

- Entonces, dice la grulla mientras continuaba buscando por sus caracoles cerca de las viscosas orillas del agua, tú puedes quedarte con tu cielo. ¡Lo que yo quiero son caracoles!

Mis queridos hermanos y amigos, así somos muchos de nosotros. Las cosas eternales son superiores, pero no queremos dejar esos caracoles de nuestra vida. Cabe preguntarnos ¿dónde tenemos nuestra mirada puesta, en los caracoles o en el cielo?

Que Dios te bendiga

Busquemos ser irreprensibles



Erwin SINTRODUCCIÓN.

1 TESALONICENSES 5:23 “…Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo…”

DESARROLLO.

Nos debemos mantener completamente dedicados al servicio de Dios y de esa forma nos podemos conservar sin pecado hasta que vuelva nuestro Señor Jesucristo, lo anterior va a permitir que nuestro: espíritu, alma, y cuerpo no sean hallados culpables delante de Dios, es decir “irreprensible” que quiere decir sin falta o sin defecto.

El Eterno Dios le dijo a Abraham, que fuera perfecto delante de él: GÉNESIS 17:1 “…Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto…”.

En la Nueva Versión Internacional dice en DEUTERONOMIO 18:13 NVI “…A los ojos del Señor tu Dios serás irreprensible…”, en este pasaje el  Señor le dice al pueblo de Israel que evite todo acto relacionado con la superstición pagana y la magia. Ya que en Canaán (tierra prometida) donde ellos llegarían se practicaban este tipo de actividades las cuales eran condenadas por la ley de Dios.

Cierto es que el Señor quiere que seamos, perfectos, santos, etc., sin embargo la única forma para poderlo realizar es por el mismo, en la comunión con Dios esta nuestro crecimiento espiritual, en la Palabra de Dios describe que María oro para que su alma, espíritu y cuerpo fueran engrandecidos, veamos:

LUCAS 1:46-48 RV 1960 “…46 Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; 47 Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. 48  Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones…”

Nuestra alma crece a través del conocimiento de la escritura., el espíritu se regocija en la comunión por medio de la oración, adoración y alabanza, así como el cuerpo (carne), disminuye por medio de la humillación, cuando Jesús crece nuestra carne mengua y como consecuencia nuestro espíritu crece.

Nosotros que esperamos la venida del Señor para irnos con el tenemos que hacer lo posible por estar en paz con Dios, y porque él los encuentre sin pecado.

El ser irreprensibles, es un concepto que a primera vista se ve complicado, precisamente porque vemos nosotros, pero debe ser Dios en nuestra vida.

Tenemos que tener una comunión con Jesús, para entender y hacer en nuestras vidas su palabra, así podremos ser irreprensibles delante de Dios, por eso es que dice en su palabra que en el Señor hay Salvación.

Aleluya.

A


viernes, 12 de enero de 2018

El Cirujano

Reconócele en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas.Proverbios 3:6


Reflexión

Una reportera fue invitada por un renombrado cirujano a contemplar una difícil operación que iba a realizar.

Mientras el cirujano llevaba a cabo los preparativos necesarios para la operación, parecía confiado, pero un poco nervioso.

Luego, emprendiendo el camino hacia el quirófano, se detuvo un momento e inclinó la cabeza (mientras hacía una breve oración en su interior). Más tarde durante la operación, sus manos se veían sin nervios, se veían tranquilas.

La reportera expresó su sorpresa de que un cirujano elevara una oración antes de la cirugía y dijo: - Yo creía que un cirujano confiaba en su propia capacidad.

¡Un cirujano es solamente un hombre! fue la contestación del médico. No puede hacer milagros por sí mismo. Estoy seguro que la ciencia no podía haber avanzado tanto, si no fuera por algo más fuerte que el solo hombre.

Y después terminó el cirujano diciendo: “Me siento tan cerca de Dios cuando estoy operando, que no sé dónde cesa mi habilidad y comienza la suya.”

Mis queridos hermanos y amigos, los dones y talentos que tenemos nos han sido dados por Dios para ser utilizados conforme a Su voluntad. El Señor hace milagros a través de muchas personas, aunque no seamos conscientes de ello. Dispongámonos a ser útiles para Dios y seamos instrumentos en Sus manos.

Que Dios te bendiga

jueves, 11 de enero de 2018

El círculo del odio

Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.
Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Gálatas 5:19-23


      Reflexión

Un importante señor le gritó de forma exagerada al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento. El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa. Su esposa gritó a la empleada porque rompió un plato. La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar. El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta. Esa señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida y gritó al joven médico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada.

El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado. Su madre, tolerante y un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole:

- “Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita. Tú trabajas mucho, estás cansado y necesitas una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que puedas descansar en paz. Mañana te sentirás mejor".

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos.

En ese momento, se interrumpió el CÍRCULO DEL ODIO, porque chocó con la TOLERANCIA, la DULZURA, el PERDÓN y el AMOR de la madre.

Mis queridos hermanos y amigos, si nosotros por circunstancias de la vida hemos ingresado al círculo del odio, recordemos que podemos romperlo con las mismas herramientas que usó la madre del joven médico.

La Escritura dice que el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Así está escrito y así vivió Jesús.

Que Dios te bendiga

miércoles, 10 de enero de 2018

Como orar en base a un Salmo

Padre en Nombre de Jesús, gracias por despertar y darnos el querer alabarate, Dios mío, tú eres bueno, ten compasión de mí; no tomes en cuenta mis pecados.  ¡Quítame toda mi maldad! ¡Quítame todo mi pecado!  Sé muy bien que soy pecador, y sé muy bien que he pecado.  
A ti, y sólo a ti te he ofendido; he hecho lo malo, y tu lo viste y admito que soy malo de nacimiento, y que desde antes de nacer ya era un pecador.  
Tú quieres que yo sea sincero; por eso me diste sabiduría .
Quítame la mancha del pecado, y quedaré limpio . Lava todo mi ser, y quedaré más blanco que la nieve.

Se que al perdonarme me  ¡devuelves la felicidad!  No te fijes en mi maldad ni tomes en cuenta mis pecados.  Dios mío, no me dejes tener malos pensamientos; cambia todo mi ser.  No me apartes de ti; ¡no me quites tu santo espíritu!  Dame tu ayuda y tu apoyo; enséñame a ser obediente, y así volveré a ser feliz.
Estoy conciente que a los pecadores les diré que deben obedecerte y cambiar su manera de vivir.  
Señor y Dios mío, Dios de mi salvación, líbrame de la muerte, y entre gritos de alegría te daré gracias por declararme inocente. Abre mis labios y te cantaré alabanzas.  Yo con gusto te ofrecería animales para ser sacrificados , pero eso no es lo que quieres; eso no te complace.  Para ti, la mejor ofrenda es la humildad. Tú, mi Dios, no desprecias a quien con sinceridad se humilla y se arrepiente.  
Trata con bondad tu Iglesia; vuelve a levantar sus murallas.  Entonces recibirás con gusto la ofrenda de alabanza que mereces.

Entronizate en nuestros corazones, porque eres nuestro escudo y fortaleza, te necesitamos Padre.
Salmos 51
Por:

Erwin Sosa

El ciervo

El hombre iracundo provoca contiendas; el furioso, a menudo peca.
La soberbia del hombre le acarrea humillación, pero al humilde de espíritu lo sustenta la honra.Proverbios 29:22-23


 Reflexión

Dice una antigua fábula lo siguiente:
Llegó un ciervo a una fuente cristalina de aguas y vio en la limpia superficie de ellas sus largas y delgadas piernas a la vez que veía sus hermosos cuernos.

Es verdad lo que dicen de mí, exclamó; ¡supero a todos los demás animales en gracia y en nobleza! ¡Qué majestuosamente se levantan mis cuernos! Pero, ¡qué feos y qué delgaditos son mis pies!
 
En eso vio salir del bosque un león: Pies, para qué los quiero, y en dos  saltos se puso fuera del alcance de su adversario. Pero cuenta la fábula que, acertando a pasar en su precipitada fuga por una espesura, sus cuernos se enredaron en la maleza y el león le dio alcance y lo devoró.

Los pies, que tanto despreciaba antes lo salvaron; pero los cuernos, en que tanto orgullo tenía, le perdieron.

Mis queridos hermanos y amigos, ¡cuán cierto es que generalmente nos perdemos por aquello que nos produce orgullo! Cuando nos sentimos superiores tendemos a ver como inferior al humilde. Craso error, la soberbia nos hunde, la humildad nos eleva. En el Reino de Dios las cosas funcionan al revés. Nuestro Señor exalta a los humildes y humilla a los exaltados.

Que Dios te bendiga

martes, 9 de enero de 2018

El ciego, los enfermos y el paredón

No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho destruyen, y donde ladrones entran y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho destruyen, y donde ladrones no entran ni hurtan, porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.Mateo 6:19-21


Reflexión

Dos hombres, gravemente enfermos, compartían el mismo cuarto en un hospital. A uno de ellos lo hacían sentar una hora por día recostado en su respaldo para favorecer un drenaje. Su cama daba a la única ventana del cuarto. La cama del otro, en el otro extremo, quedaba al margen de toda posibilidad de ver hacia afuera.

Los enfermos, tanto como podían, pasaban horas conversando desde sus camas, evocando sus familias, sus trabajos, sus amigos, sus viajes. Cuando sentaban al enfermo de la ventana en su cama, éste pasaba su hora de tratamiento describiendo a su compañero lo que veía al exterior. Había un hermoso bosque en donde frecuentemente se veían  animales. Un lago en donde los cisnes nadaban y los niños entusiasmados hacían navegar sus barquitos a vela. Un césped y un jardín en donde se diría que las flores habían sido coloreadas por el arco iris.

El enfermo del otro extremo del cuarto, desde hacía días había comenzado a vivir de nuevo a través de las animadas escenas descritas por su amigo de la ventana. Este le contaba que los jóvenes enamorados caminaban unidos por el brazo. Más lejos dos esposos se divertían con sus niños haciendo volar un barrilete. Y ahora, cosa inesperada, una banda de músicos uniformados con vivos colores pasaba a lo largo del lago atrayendo los paseantes. Claro que la ventana cerrada impedía a los enfermos oir la música. Lástima, pero evidentemente y a juzgar por el entusiasmo de la gente descrito por el relator, debían tocar muy bien. Mientras el hombre de la ventana describía las imágenes que desfilaban ante sus ojos, el otro cerraba los suyos e imaginaba las pintorescas escenas. Los días y las semanas pasaban y cada día el hombre del fondo del cuarto esperaba con cierta ilusión las descripciones de su amigo.

Una mañana, la enfermera llegó para lavar a los pacientes y encontró con tristeza el cuerpo sin vida del enfermo de la ventana, que se había ido apaciblemente durante el sueño. Inmediatamente llamó a los dependientes del hospital para que retiraran el cuerpo.

En el acto el otro enfermo, no sin tristeza, pidió a la enfermera si podía desplazarlo al lugar de la ventana. Esperaba ver con sus propios ojos las coloridas imágenes que durante tantos días su amigo le había transmitido.

La enfermera, contenta de poder proporcionarle ese servicio, lo cambió de lugar y en cuanto constató que el enfermo estaba cómodo lo dejó solo.

Lentamente éste se deslizó en su cama, hasta lograr incorporarse lo suficiente para mirar a través de la ventana. Pero para su inesperada sorpresa, delante de él y pocos metros hacia afuera, se interponía un enorme muro blanco. Contrariado, el enfermo preguntó más tarde a la enfermera, cual razón habría llevado a su compañero fallecido a describirle tantas falsas escenas.

"Imposible que las viera", contestó la enfermera, su compañero era ciego y evidentemente no podía ni siquiera ver el muro de enfrente. Él lo inventó todo, porque seguramente deseaba comunicarle a usted la alegría de vivir."

Mis queridos hermanos y amigos, hacer felices a los otros es el secreto de la propia felicidad. La economía de la alegría es extraña. Un dolor compartido se reduce a la mitad, pero la felicidad compartida se multiplica al doble.

Que Dios te bendiga

lunes, 8 de enero de 2018

CUANDO SEAMOS VIGILANTES

I.          INTRODUCCIÓN.

Apocalipsis 3:2 “…Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios...”

II.         DESARROLLO.

Este mensaje le fue enviado por el Señor a la Iglesia de Sardis, este nombre quiere decir en griego “PRÍNCIPE DE JÚBILO”.

1.         En mencionado mensaje le dice la Iglesia de Sardis dos cosas:

A.        “…Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, pero estás muerto…” (Apocalipsis 3:1).

B.        “...Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; guárdalo y arrepiéntete. Por tanto, si no velas, vendré como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti…” (Apocalipsis 3:3).

2.         Al El Espíritu Santo describe en este pasaje que Sardis tiene un nombre que vive y es así pues como se dijo al inicio citado nombre quiere decir “PRÍNCIPE DE JÚBILO”, así como también le dice que está muerto.

3.         Por lo que se refiere a estar “muerto”, al escudriñar en la escritura encontramos lo siguiente:

A.        1 TIMOTEO 5:6 (LBLA) “…Mas la que se entrega a los placeres desenfrenados, aun viviendo, está muerta…”, inicialmente en este pasaje se refiere a las viudas, pero también nos guía acerca de evitemos placeres desenfrenados.

En la versión Reina Valera 1960, dice: 1 TIMOTEO 5:6 “…Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta…”

Placeres en el original se refiere a ser voluptuoso, disoluto (vicioso, depravado, inmoral, etc.,), podremos ver que voluptuoso habla de volumen y en un cuerpo es grosura, en el concepto que uno de los sinónimos de citada palabra es erótico.

B.        Efesios 2:1-2 RV 1960 “…1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2  en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia…”

Antes estuvimos muertos para Dios, pues hacíamos el mal y vivíamos en pecado; siguiendo el mal ejemplo de la gente de este mundo, por lo que obedecíamos a las manifestaciones del reino de tinieblas, que se manifestaban a través del espíritu que se mueve en el aire, por lo que desobedecíamos a Dios.

C.        EFESIOS 2:4-7 RV 1960 “…4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús…”

El amor de Dios es inmenso, porque aunque estábamos muertos por culpa de nuestros pecados, él nos dio vida al resucitar a Cristo, por lo que nos salvó otorgándonos un lugar en el cielo y así poder mostrar su bondad y gran amor por medio de Jesucristo.

No sé si podemos entender que el hecho de estar sentados en lugares celestiales implica recibir una autoridad, pues nuestro nombre ya se conoce en el cielo y toda plegaria que hagamos el Eterno Dios la atenderá.

El dejar atrás la vida de pecado nos implica ese acceso al trono de la gracia, hay gente que podrá decir, quiero cambiar, quiero arrepentirme por completo e inclusive yo sé quién soy en Cristo, pero déjame te digo que todo eso no es nada si no hacemos valer el sacrificio que se realizó en la Cruz del Calvario, donde se pagó precio de sangre por nuestro perdón y salvación.

EFESIOS 5:14 RV 1960 “…Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo…”

No se si podemos entender lo que hoy el Espíritu le habla a su Iglesia Despiértate, tú que duermes! Levántate de entre los muertos, y Cristo te alumbrará.

Son tiempos donde el enemigo tratara de sembrar en tu mente pensamientos que te llevaran a un rincón de tu casa para que te rindas, cuando Jesús te llevo a estar sentado junto al trono del Eterno.

Levántate y esfuérzate por mejorar las cosas que aún haces bien, pero que estás a punto de no seguir haciendo, pues mi Cristo de la Gloria se sacrificó para que te levantes y obedezcas, recordemos de donde nos sacó Dios.

Es por eso que debemos tener experiencias diarias con Dios para que no se nos olvide quien somos, recuerda que somos imagen semejanza de Dios y si él es Poderoso Guerrero imagínate que es lo que tenemos que hacer en Cristo Jesús.

Yo te bendigo, con toda bendición del cielo y vengo a proclamar que te levantas de donde estas, para ir a tomar tu victoria, pues el sacrificio ya fue solo tómala, entiende el Eterno dijo: levántate, anda y no peques más.

4.         El Espíritu de Dios insta a la iglesia de Sardis a retomar el camino de la fe e incrementar el conocimiento del Señor (verdades fundamentales acerca de Jesucristo), el entender lo que mi Cristo y su Cristo hizo por nosotros es una asunto de mucha responsabilidad.

5.         Por más que exista quien trate de justificar o minimizar lo acontecido en la cruz, Jesús siempre será el Hijo de Dios, y su sacrificio por nuestros pecados tiene valor eterno.

6.         El sacrificio de Cruz genero un pacto de sangre, que realmente valió la pena y que fue suficiente para abolir todo lo que nos acusaba, este día nos debemos comenzar afirmar las cosas que nos quedan y que estaban a punto de morir, mira reflexiona mi hermano lo que estas dejando suelto, que es lo que no te deja avanza  ¡¡¡¡¡¡ entiende tu salvación es un  asunto de vida o muerte !!!!!!  ¡¡¡¡¡¡Cristo viene!!!!

Este dia te bendigo y levanto un clamor para que el Eterno Dios para que Jesucristo viva en sus corazones y tengas la confianza suficiente para mantenerse firmes en su amor por Dios y por los demás.

7.    Creo fielmente en Dios que lo escrito en Apocalipsis 3:4-5, será hecho verdad en nuestras vidas porque todavía hay personas que queremos limpiar nuestras vestiduras para que sean blancas, porque son dignas delante del Señor, ciñámonos del poder del Espíritu y venzamos para que no sea borrado el nuestros nombres del libro de la vida, y asi mi Cristo confiese nuestro nombre delante del Padre, y delante de sus ángeles.

III.        REFLEXIONES PARA NUESTRA VIDA.

1.         Al igual que en la iglesia de Sardis, debemos tener jubilo en nuestro ser, pues un sinónimo de Júbilo es gozo y en NEHEMÍAS 8:10 dice que “…el gozo de Jehová es vuestra fuerza...”

2.    Para que nuestra fe no se enfrié debemos estar constantemente gozosos en el Señor el fuego de nuestra pasión en Cristo no debe apagarse, pues como dice el LEVITICO 6:13 “…El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará…”

3.    El Apóstol Pablo le dijo a Timoteo en 2 TIMOTEO 1:6 “…Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos...” y avivar en el lenguaje original se refiere a volver a encender.

4.    El Señor nos pedirá cuenta de los dones y talentos que nos entrega por lo cual no podemos dejar de brillar seamos como Juan. JUAN 5:35 “…El era antorcha que ardía y alumbraba; y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz.…”

Para poder afrentar los tiempos que estamos viviendo es necesario que despertemos pues el creer en Jesús, implica dejar el pecado es decir salir de la oscuridad,  Hagamos el bien, que es vivir en la luz. Controlemos nuestros deseos de hacer lo malo, y comportémonos correctamente, como si todo el tiempo anduviéramos a plena luz del día, levantémonos y seamos la diferencia, brillemos en la obscuridad y pidamos al Señor nos haga brillar.



AMEN


                                      Por:  Erwin Sosa