Para bendecir tu vida !!!

lunes, 27 de noviembre de 2017

Enfocado en la fe

Pero sin fe es imposible agradar a Dios, porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan.Hebreos 11:6


      Reflexión

Todos los seres humanos tenemos fe. Hay quienes depositan su fe en el progreso económico. Otros invierten sus esperanzas en la posibilidad de tener un gobernante que se preocupe realmente por la gente. Muchos viven esperando que algún golpe de suerte los lleve a ser completamente felices. Y también están aquellos que simplemente tienen fe en la fe, aguardando siempre soluciones mágicas y respuestas instantáneas.

Hay una historia muy conmovedora que es pertinente contar. Trata de un matrimonio de creyentes. Al año de casarse y faltando muy poco para que estos creyentes concluyeran sus carreras en el seminario teológico, nació su primer hijo. Pero esta alegría fue empañada rápidamente: el bebé padecía una seria e incurable anomalía genética, por la cual los médicos sólo le daban unos pocos días de vida. Familiares y amigos se acercaron para alentarlos e inspirarlos a confiar en que todo iba a salir bien. Pero finalmente no fue así: a las pocas semanas su pequeño niño falleció.

“¿Sabes cuál fue la experiencia más difícil?”, acotó la madre, “Escuchar de labios de un amigo cercano que nuestro bebé había muerto porque no tuvimos la suficiente fe como para que él se sanara”. Inmediatamente ambos afirmaron: “Sin embargo, y a pesar de la gran tristeza que todavía experimentamos, jamás hemos creído una mentira tan grande, pues tenemos bien en claro que la fe no es un elemento místico para mover el destino a nuestro antojo, sino una realidad que nos ayuda a atravesar todas las circunstancias de nuestra corta existencia, tomados de la mano de Dios”.

Mis queridos hermanos y amigos, todos los seres humanos tenemos fe en algo o en alguien, la clave está en quien depositamos nuestra fe. Podemos depositar nuestra fe en nosotros mismos, en nuestros cónyuges o en nuestro líderes políticos. También podemos depositar nuestra fe en los líderes religiosos o en las instituciones que representan. No nos engañemos, la fe no tiene poder en sí misma, su poder se deriva del ser en quien depositamos nuestra fe. Los creyentes podemos depositar nuestra fe en Aquel que todo lo puede y es infinito en sabiduría… en el Señor. Él es en esencia bueno y actúa para nuestra conveniencia siempre. Entonces ¿En quién preferimos depositar nuestra fe? La respuesta es obvia ¿o no?

Que Dios te bendiga

0 comentarios:

Publicar un comentario