Para bendecir tu vida !!!

jueves, 4 de enero de 2018

El bordado de Dios

¡Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto  que está cercano!
Deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos ni vuestros caminos mis caminos», dice Jehová.
Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.
Isaías 55:6-9


      Reflexión

Cuenta un hombre que cuando era pequeño, su mamá solía coser mucho. Él se sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo. Ella le respondía que estaba bordando.

Él observaba el trabajo de su mamá desde una posición más baja en relación a la posición donde ella estaba sentada, así que siempre se quejaba diciéndole que desde su punto de vista lo que estaba haciendo le parecía muy confuso. Ella le sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente le decía:

- “Hijo, ve afuera a jugar un rato y cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo y te dejaré verlo desde mi posición".

Él preguntaba porqué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué le parecían tan desordenados desde donde él estaba. Unos minutos más tarde escuchaba la voz de su mamá diciéndole:

- “Hijo, ven y siéntate en mi regazo."

Él lo hacía de inmediato y le sorprendía y emocionaba al ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado. No podía creerlo; desde abajo se veía tan confuso.

Entonces su mamá le decía:

- “Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba. Había un diseño, sólo lo estaba siguiendo. Ahora míralo desde mi posición y sabrás lo que estaba haciendo."

Cuando el niño creció cuenta que muchas veces a lo largo de los años había mirado al cielo y había dicho: "Padre, ¿qué estás haciendo?

Y es como si Él respondiera: “Recuerda a tu madre tejiendo, desde tu posición no podías saber qué hacía hasta que te mostraba el resultado final. Tu vida hoy es igual, desde abajo no lo puedes ver pero estoy bordando tu vida."

Entonces cuenta que le decía: "Pero se ve tan confuso, es un desorden. Los hilos parecen tan oscuros, ¿porqué no son más brillantes?"

Y él percibía la respuesta del Padre: "Mi niño, ocúpate de tu trabajo, yo estoy haciendo el mío y un día te traeré al cielo y te pondré sobre mi regazo y verás el plan desde mi posición. Entonces entenderás..."

Mis queridos hermanos y amigos, pese a que podemos dudar de la historia, su contenido es enteramente bíblico. No hay manera de que apreciemos desde aquí abajo los planes y acciones que Dios tiene y hace desde arriba. Sin duda, en el teatro de nuestra vida, desearíamos ser protagonistas y tomar nuestros caminos de acuerdo a nuestro “libre albedrío”. Los creyentes, cuando entregamos nuestra vida a nuestro Señor, claramente manifestamos “hágase tu voluntad”, eso no es otra cosa que “renuncio a mi libre albedrío”, por eso decimos como Jesús en Getsemaní “hágase tu voluntad y no la mía”. Devolvámonos al teatro y sentémonos en la primera fila para observar de cerca lo que Dios tiene dispuesto para nosotros en esta maravillosa obra de nuestra vida. Cuando esta termine y estemos en su presencia… entonces entenderemos.

Que Dios te bendiga

0 comentarios:

Publicar un comentario