Para bendecir tu vida !!!

lunes, 29 de enero de 2018

Nuestra alma

INTRODUCCIÓN.

GÉNESIS 17:8 RV 1960* “…Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos…”*

DESARROLLO DEL TEMA.

Al pueblo escogido se le dio una promesa, que posteriormente se convirtió en un pacto incondicional, el regresar a la porción del terreno que se conocida como Canaán, la cual se defino como la tierra prometida.

El pacto estaba establecido y a pesar de que la tierra pertenecía a Dios, Él se la entregaba a sus elegidos, por medio de una promesa, que se tiene que cumplir y fuese fiel o no la descendencia de Abraham.

A nosotros el Eterno Dios nos prometió una vida en abundancia: JUAN 10:10 RV 1960 “…10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Y esta se tienen que cumplir cuando nuestra alma sea conquistada,...”

Nosotros tenemos derecho a esa vida abundante pero no la queremos tomar, de hecho el Señor lo sabía JUAN 5:39-40 RV 1960“…39  Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40  y no queréis venir a mí para que tengáis vida...”, vayamos a Cristo.

Sabemos que los pactos de Dios son unilaterales por eso dice la palabra que ni siquiera un punto o una coma se quitará de la ley, hasta que todo se cumpla.

MARCOS 9:4-8 RV 1960 “…4 Y les apareció Elías con Moisés, que hablaban con Jesús. 5 Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. 6 Porque no sabía lo que hablaba, pues estaban espantados. 7 Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. 8 Y luego, cuando miraron, no vieron más a nadie consigo, sino a Jesús solo…”

Cuando los discípulos estaban con Jesús se les apareció Elías con Moisés, uno de los discípulos le dice que construirían tres enramadas, refiriéndose a tres tiendas para cada uno (Jesús, Elías y Moisés), pero resulta que Cristo habita en nuestro corazón en el templo no hecho con manos de hombres.

El Eterno Padre desde una nube que les hizo sombra les hablo y les dijo que Jesús es su hijo amado y que a él tenían que oír, si bien la ley ni Jesús la puede abrogar, sin embargo todo lo que tenemos que hacer es ir a Jesús, y a él, oír.

En la palabra de Dios podemos entender que la sombra que se les coloca arriba es un símbolo del antiguo y nuevo testamento, pues lo descrito en el antiguo testamento es sombra de lo que tenía acontecer.

COLOSENSES 2:16 - 17 RV 1960 “…16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, 17 todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.…”

Hebreos 8:4-5 RV 1960  “…Así que, si estuviese sobre la tierra, ni siquiera sería sacerdote, habiendo aún sacerdotes que presentan las ofrendas según la ley; los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte…”

HEBREOS 10:1 RV 1960  “…Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan…”

En el antiguo testamento se describen diversos actos los cuales son ejemplos de lo que ha de acontecer y se describen en la escritura como sombras y figuras.

Las bendiciones y maldiciones que nos pueden ocurrir por obedecer a Dios se describen asi, por sombras y figuras son acontecimientos los cuales nos sirven de ejemplos para cambiar.

Nos damos cuenta que la ley nunca nos podrá hacer perfectos, pero la comunión con Dios nos llevara a intentar alcanzar la estatura del Varón perfecto. Por eso vayamos a Cristo ahí esta esa vida que tanto anhelamos.

NÚMEROS 33:50-55 RV 1960 “…50 Y habló Jehová a Moisés en los campos de Moab junto al Jordán frente a Jericó, diciendo: 51 Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando hayáis pasado el Jordán entrando en la tierra de Canaán, 52  echaréis de delante de vosotros a todos los moradores del país, y destruiréis todos sus ídolos de piedra, y todas sus imágenes de fundición, y destruiréis todos sus lugares altos; 53 y echaréis a los moradores de la tierra, y habitaréis en ella; porque yo os la he dado para que sea vuestra propiedad. 54 Y heredaréis la tierra por sorteo por vuestras familias; a los muchos daréis mucho por herencia, y a los pocos daréis menos por herencia; donde le cayere la suerte, allí la tendrá cada uno; por las tribus de vuestros padres heredaréis. 55 Y si no echareis a los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados, y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis…”

En el pasaje anterior al pueblo de Israel se le ordena echar a todos los habitantes, echar en hebreo es yarásh y significa capturar, robar, arruinar, conquistar, destruir y exterminar, por lo que en base a estos conceptos tomamos la autoridad que el Eterno Dios nos dio, JEREMÍAS 1:10 RV 1960 “…Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar...”

Cabe hacer mención que el Señor también les dijo que si no los echaban serian ellos tan molestos como si tuvieran astillas en los ojos o espinas en el cuerpo.

En Cristo nos damos cuenta que la conquista de la tierra prometida es someternos a Dios y su palabra es decir menguar para que El crezca en nosotros y darle a Cristo el control de esas áreas que no hemos vencido, así como la expulsión de toda manifestación ajena a la palabra.

En la comunión con Dios aprendemos a no tener miedo si no para amar a los demás, asi como nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana, dominando y destruyendo por medio de Cristo todo mal carácter, costumbres y enseñanzas equivocadas, bajas pasiones, etc., por lo que entendemos que conquistar Canaán es dominar nuestra alma por medio del dominio propio a través de la libertad.

Hubo parte del pueblo hebreo que al salir de Egipto tuvo que morir en el desierto y así su simiente pudiera entrar a poseer Canaán., en nosotros debe morir ese viejo hombre para que nazcamos al nuevo, lo que nosotros hagamos en este impactara en nuestras generaciones.

Génesis 12:3 Reina-Valera 1960 “…Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.…”

Vayamos a Jesús y oigámosle, así podremos conquistar nuestra alma y alcanzar la vida abundante.

GLORIA A DIOS, GRACIAS SEÑOR POR TU BENDITA PALABRA.



Pastor: 

Erwin Sosa

0 comentarios:

Publicar un comentario