Para bendecir tu vida !!!

lunes, 26 de febrero de 2018

Esto también pasará

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo y, habiendo acabado todo, estar firmes.
 Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el celo por anunciar el evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Orad en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velad en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos…
Efesios 6:13-18


      Reflexión

Un hombre tenía por costumbre salir al medio día a hacer ejercicio tres veces por semana.

Hace poco, al levantarse por la mañana y ver por la ventana, vio una gran oscuridad que cubría todo el lugar donde vivía. Miró para todas partes y no había más que nubes oscuras propias de la época en su país. Viendo todo esto se preparó para el día yendo abrigado a su trabajo y dejando cosas como sus lentes oscuros e implementos para correr, pues con ese clima no creía que pudiera hacer ejercicio. Conforme conducía hacia el trabajo la neblina se iba quitando poco a poco, el frío se iba disipando y el sol iba apareciendo.

Al llegar al trabajo miró hacia el sector de su casa y se dio cuenta que estaba cubierto por esas nubes oscuras, pero que todo lo demás estaba soleado, y reflexionó:

“¿Cuántas veces nos levantamos y vemos un panorama oscuro en nuestras vidas? Deudas, problemas, odios, rencores y dolor nos hacen ver un día oscuro y triste. Y dejamos de luchar, dejamos nuestra fe en casa, junto con nuestra esperanza y salimos dolidos y resignados a que en todas partes estará igual y que será por siempre.

Sería diferente si en medio de todas las pruebas levantáramos nuestra oración diciendo: "Dios, ayúdame a entender que contigo todo esto también pasará". El hombre dejó sus anteojos de correr en casa cuando vio el día oscuro, también ha dejado con frecuencia su fe en casa, cuando las cosas se ponen mal”.

Mis queridos hermanos y amigos, no dejemos nuestra fe y nuestra esperanza en casa, no importa que tan oscuro haya amanecido nuestro día, es seguro que de la mano de Dios, pronto veremos que todo eso también pasará.

Que Dios te bendiga

0 comentarios:

Publicar un comentario