Para bendecir tu vida !!!

miércoles, 23 de mayo de 2018

El amor en pareja es como un jardín

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama, pues nadie odió jamás a su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio, pero yo me refiero a Cristo y a la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marido.Efesios 5:25-33



      Reflexión

Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse.

El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra:

- Ámela. Luego se calló.

- Pero es que ya no siento nada por ella.

- Ámela, repuso el sabio.

Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, agregó lo siguiente:

"Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín.  Ame a su pareja, es decir, acéptela, valórela, respétela, déle afecto y ternura, admírela y compréndala" ... eso es todo, ¡Ámela!.

Mis queridos hermanos y amigos, el amor basado en la atracción pasa con los años, el amor basado en las emociones  es como una montaña rusa, tiene altibajos, pero el amor decidido que no depende del que lo recibe sino de la decisión del que lo da, no se detiene, crece con el tiempo, se enriquece. Amemos decididamente y vivamos para enriquecer al otro, ese es el mandato divino y es Su voluntad.

Que Dios te bendiga

0 comentarios:

Publicar un comentario