Para bendecir tu vida !!!

lunes, 16 de julio de 2018

Los rayos X de Ciro

Así que no los temáis, porque nada hay encubierto que no haya de ser descubierto; ni oculto que no haya de saberse. Lo que os digo en tinieblas, decidlo a plena luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas. No temáis a los que matan el cuerpo pero el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno. ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin el permiso de vuestro Padre. Pues bien, aun vuestros cabellos están todos contados. Así que no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos.Mateo 10:26-30


      Reflexión

Un niño llamado Ciro se sentó en silencio en el hospital, con su cabeza dando fuertes latidos. Si le hubiera hecho caso a sus padres y no se hubiera acercado al lugar de la construcción, nada le habría pasado.

-"¿Cómo dijiste que te ocurrió esto?", le preguntó el doctor Jones cuando terminó de poner los puntos en la frente de Ciro.

-"Iba corriendo a casa y tropecé con una grieta en la acera", explicó Ciro, esperando que su rostro no revelará la verdad.

-"Bueno, estarás bien", dijo el doctor Jones. "Pero sí quiero sacar unos rayos X del cráneo, sólo para estar seguro".

Ciro y su mamá fueron al departamento de rayos X del hospital. La cabeza de Ciro aún latía. Se acostó sobre la falda de la mamá y trató de relajarse. Pensaba cómo sería el sacar rayos X de la cabeza. De repente, Ciro se incorporó.

-"Estos rayos X, ¿van a mostrar mi cerebro y todos mis pensamientos?", dijo sin pensar. Tan pronto hizo la pregunta sabía que era una pregunta tonta.

-"Hijo, despreocúpate", dijo la mamá riéndose. "¿Tienes miedo de que quizás muestre pensamientos que no quieres que otros vean?"

Ciro volvió a bajar la cabeza. Se alegraba de que los rayos X no pudieran mostrar sus pensamientos. Entonces todos iban a saber cómo fue de verdad que se hirió la cabeza. Se enterarían de que había mentido.

-"Creo que tú eres el próximo", dijo la mamá, frotándole la espalda.

-"Lo siento", dijo Ciro con rapidez. "Mentí. Me lastimé en el lugar de la construcción".

-"Luego hablaremos de eso", la mamá dijo con una voz firme, pero aún tranquila. "Vamos con la enfermera".

Más tarde aquella noche discutieron el problema de Ciro. "Ciro, nunca te olvides que Dios ve todos nuestros pensamientos tal y como tú pensaste que el aparato de rayos X pudiera revelar los tuyos, le aconsejó la mamá". No hay nada que podamos esconder de Él.

Mis queridos hermanos y amigos, cuando pensamos o hacemos algo incorrecto y creemos que nos salimos con la nuestra porque nadie nos vio, estamos olvidándonos que hay Alguien que dijo, "porque nada hay encubierto que no haya de ser descubierto; ni oculto que no haya de saberse."

¿Tenemos pensamientos que nos darían miedo o vergüenza si alguien los supiera? Compartámoslos con nuestro Señor, de por sí Él ya los conoce. Pidámosle que nos ayude a mantener nuestros pensamientos honestos y puros, así le honraremos y viviremos más tranquilos.

Que Dios te bendiga

0 comentarios:

Publicar un comentario